Niebla y aire

Niebla y aire

A finales de julio del 1985, una niebla tan espesa como el puré había hecho posible que Paulino Díaz lograra el milagro que ni siquiera un Ángel había podido protagonizar siete años antes: la victoria absoluta en el Fito con un turismo por delante de las todopoderosas y habitualmente imbatibles 'barquetas'.

Más al sprint que nunca

Más al sprint que nunca

Hay quien define las pruebas de montaña como los cien metros lisos del automovilismo. Una comparación muy acertada porque, al igual que en la prueba reina del atletismo en pista, en las 'carreras en cuesta' del mundo del motor lo que prima es la velocidad en un espacio reducido.